El trabajo sobre los rieles III

1. Las causas que solo la célula conoce.

Aquí entramos en el terreno de lo real de la realidad.  Eso está en las células. Los hemos llamado mandatos generacionales. Ordenes que se transmiten de generación en generación resguardando la continuidad de los principios de la naturaleza humana.

Los consideramos en el trabajo sobre los rieles secundarios ya que se puede actuar sobre ellos como elementos que inciden en la evolución de lo que se llama habitualmente enfermedad.

En este trabajo deben considerarse dos aportes:

1)     la íntima relación entre los mandatos y las hojas embrionarias.

2)     La acción celular que representa a la hoja embrionaria.

 

2. La relación con la embriología.

Cada mandato trabaja sobre una hoja embrionaria y por lo tanto sobre cada uno de los órganos que de ésta derivan. El Ideal de supervivencia hace que todos los tejidos derivados del endodermo se relacionen con el mandato de aceptar con amor a los anteriores. Esto no es casual sino que obedece a las leyes de incorporación, asimilación y eliminación que son la función de los órganos endodérmicos. Todos estos órganos tendrán que ser trabajados desde la aceptación de lo anterior:

Alvéolos pulmonares.

Amígdalas.

Apéndice y ciego.

Boca (submucosa).

Colon.

Duodeno (excepto el bulbo).

Epiplon.

Esófago (tercio inferior).

Estómago (curvatura mayor).

Faringe.

Hígado (parénquima).

Hipófisis.

Intestino delgado.

Glándulas lacrimales.

Oído medio.

Ombligo.

Ovarios.

Paladar.

Páncreas (parénquima).

Paratiroides (parénquima)

Parótida.

Recto superior.

Sigmoides.

Sublinguales.

Testículos.

Tiroides (parénquima)

Trompas de Eustaquio.

Trompas uterinas.

Tubos colectores de riñón.

Útero (mucosa del cuerpo).

Vegetaciones adenoideas.

Vejiga (mucosa).

 

Los siguientes órganos tendrán relación con el mandato de defender lo que se le ha dado (el organismo y la cría) y todo aquello que de estos derivan. Se trata de los órganos mesodérmicos antiguos que son aquellos que nos protegen de los ataques externos. Son los siguientes:

Dermis.

Pleura.

Peritoneo.

Pericardio.

Glándulas mamarias.

Meninges.

Escroto.

 

Los órganos que derivan del mesodermo moderno guardarán una íntima relación con el mandato generacional de ser fiel a la propia historia. Se refiere a los tejidos de sostén que justamente son los que permiten la estructura para continuar. Son los siguientes:

Arterias.

Articulaciones.

Bazo.

Corazón.

Corteza suprarrenal.

Dientes.

Ganglios linfáticos.

Gónadas (intersticios).

Hipodermis.

Huesos.

Músculos lisos.

Músculos estriados.

Riñón (parénquima).

Sangre.

Tejido cartilaginoso.

Tejido conjuntivo y adiposo.

Tendones.

Útero (músculo liso).

Vasos linfáticos.

Venas.

 

El cuarto mandato generacional es debes ejercer con autoridad lo que tienes y lo que eres. Ordena a los órganos derivados del ectodermo que son aquellos que se relacionan con el exterior y marcan el territorio. Son los siguientes:

Arterias coronarias.

Boca (mucosa).

Bronquios.

Bulbo duodenal y píloro.

Cabellos y uñas.

Conductos biliares.

Conductos galactóferos de la mama.

Córnea.

Dientes (esmalte).

Epidermis.

Esófago (parte alta).

Estómago (curvatura menor).

Lacrimales (conductos).

Laringe.

Nariz (mucosa).

Nervios (vaina).

Oído interno.

Olfato.

Páncreas (células alfa y beta).

Parótida (conducto excretor).

Párpados.

Placa neuromotriz.

Recto inferior.

Retina.

Riñón (cálices).

Senos nasales.

Sublingual (conductos).

Tálamo.

Tiroides (canales excretores).

Uréter.agina.

Vejiga (mucosa).

Venas coronarias.

Útero (cuello y orificio).

Vagina.

Vesícula seminal.

 

3. La acción celular.

Si bien hemos trabajado las conductas celulares de distintas enfermedades, aquí solo describimos las del cáncer. Ellas son:

1)     falta de maduración o en lograr su función específica. Es la función que más hay que trabajar en las enfermedades de los órganos endodérmicos. Está denunciando el exceso de especificidad en que se han visto los órganos. Incorporar, asimilar, eliminar. El trabajo consiste en abrir el horizonte y lograr una apertura a otras funciones que hagan descansar a los órganos. Lo que se ha cuestionado es el mandato de la aceptación.

2)     Pérdida de la inhibición por contacto. Se refiere al comportamiento celular de no aceptar el freno que le propone la célula semejante. Es la función que más hay que trabajar en los órganos mesodérmicos antiguos. Está denunciando el exceso de límites a partir de la función de coraza de éstos órganos. Hay que trabajar el concepto de huída y de lugar seguro. Lo que ha sido cuestionado es el mandato de la protección.

3)     Potencial ilimitado para dividirse. Son células que pueden seguir creciendo permanentemente pero justamente porque no maduran. Son eternamente jóvenes. Están denunciando el exceso de responsabilidad y de cargar con los errores de los otros. Es la función que más hay que trabajar en los órganos mesodérmicos modernos en donde asienta la estructura, el sostén pero también la posibilidad de continuar. Lo que ha sido cuestionado es el mandato de la fidelidad.

4)     Impermeabilidad de la membrana. No hay comunicación con el entorno. Se aíslan. Es la función que más hay que trabajar en los órganos derivados del ectodermo, que es la hoja embrionaria de la comunicación. Lo que ha sido cuestionado es el mandato de la autoridad.